20240506_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

Autoridades de El Salvador verifican precios de medicamentos sin incrementos

Redacción ||

La Defensoría del Consumidor (DC) y la Dirección Nacional de Medicamentos (DNM) de El Salvador han iniciado un plan nacional de verificación de precios máximos de venta al público en farmacias y botiquines autorizados en todo el país. Hasta ahora, no se han reportado aumentos en los precios máximos autorizados.

El titular de la DNM, Noé García, señaló que se han inspeccionado más de 100 farmacias y no se han encontrado aumentos significativos en los precios de venta máxima al público. Estas acciones están respaldadas por la Ley de Medicamentos, que establece que la DNM y la Defensoría del Consumidor son responsables de verificar los precios de venta máximos al público, que se actualizan anualmente.

Según García, si se detectan aumentos injustificados, la ley permite imponer sanciones que van desde 100 hasta 200 salarios mínimos del sector comercio y servicios. Además de verificar los precios, los equipos institucionales están revisando las condiciones de almacenamiento y asegurándose de que los establecimientos cuenten con la autorización de la DNM, además de garantizar que no se vendan productos vencidos.

El presidente de la DC, Ricardo Salazar, destacó que estas medidas tienen como objetivo garantizar que las familias salvadoreñas puedan adquirir medicamentos sin complicaciones y a precios accesibles. Hizo un llamado a la población para que, al comprar medicamentos, verifiquen que cuenten con la etiqueta de precio máximo regulado y que no excedan ese límite.

En El Salvador, existen más de 2,200 farmacias y alrededor de 380 botiquines registrados, con aproximadamente 7,300 productos farmacéuticos regulados en diferentes principios activos. El gobierno está tomando medidas para garantizar que los precios de los medicamentos se mantengan accesibles para la población.