20240506_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

Banco Central de Costa Rica eleva proyección de crecimiento económico para 2023 al 5 %

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) ha revisado al alza su proyección de crecimiento económico del país para el año 2023, estimándolo en un sólido 5%. Esta cifra representa un incremento de 0.8 puntos porcentuales con respecto a la previsión emitida en julio pasado. La noticia fue anunciada durante la presentación del Informe de Política Monetaria correspondiente a octubre de 2023, que también reveló un aumento en la proyección de crecimiento para 2024, estimada en un 4.3%, en comparación con el 3.8% anunciado en el informe anterior.

El presidente del BCCR, Roger Madrigal, atribuyó este optimismo en las proyecciones económicas a varios factores clave, como un consumo de los hogares muy favorable, el crecimiento en la formación bruta de capital, el sector de la construcción y un robusto desempeño en las exportaciones. Las previsiones indican que el consumo de los hogares aumentará un 4.5% en 2023 y un 4% en 2024, superando el 3.4% registrado en 2022. Las exportaciones se espera que crezcan un 11.6% en 2023 y un 6.8% en 2024, mientras que la formación bruta de capital aumentará un impresionante 12.9% en 2023 y un 7.4% en el año siguiente.

Según los datos proporcionados por el BCCR, se anticipa un crecimiento generalizado en todos los sectores de la economía costarricense en 2023, liderados por la construcción con un impresionante 17%, seguido de los servicios empresariales (11.1%) y la manufactura (7.6%). Otros sectores, como hoteles y restaurantes (4.9%), el comercio (2.8%), y la agricultura (2.1%), también experimentarán crecimientos significativos. Además, se proyecta que al cierre de 2023, Costa Rica registrará un déficit financiero del 3.4% del PIB, con un superávit primario del 1.6% del PIB, lo que indica un compromiso con la disciplina fiscal y la sostenibilidad financiera a largo plazo.