20240506_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

Belice transforma el sargazo en biocombustible para combatir su invasión en las playas

Redacción ||

El gobierno de Belice está dando un paso innovador para abordar el problema del sargazo que afecta a sus playas paradisíacas. En un emocionante proyecto piloto, Belice se asocia con la empresa alemana Variodin para convertir las voluminosas masas de algas de sargazo en biocombustible. Esta iniciativa, liderada por el primer ministro John Briceño, promete no solo aliviar el mal olor y las consecuencias ambientales, sino también generar energía a partir de estos residuos.

La asociación público-privada contempla una instalación de 50 millones de dólares que permitirá la conversión de residuos sólidos municipales y sargazo en reemplazos de combustible diesel. Según el plan, Variodin procesará 10,000 toneladas de sargazo en energía eléctrica y biocarbón, además de convertir 10,000 toneladas de residuos domésticos en energía eléctrica. Este enfoque innovador busca abordar tanto el problema ambiental como las pérdidas económicas que el sargazo ha causado en el sector turístico de Belice.

El primer ministro Briceño enfatizó la importancia de tomar medidas inmediatas contra la invasión de sargassum que daña las economías del Caribe, y destacó que esta iniciativa no implica costos financieros para el Gobierno de Belice. El proyecto no solo promete ser una solución viable para Belice, sino también un ejemplo inspirador para otras naciones del Caribe que luchan contra la misma problemática.

La invasión de algas de sargazo, aunque no perjudicial para la salud, ha generado graves consecuencias económicas, sociales y ambientales en Belice y toda la región del Caribe. La conversión del sargazo en energía es una respuesta prometedora a este desafío, respaldada por el grupo de países caribeños agrupados en Caricom. La empresa alemana Variodin, con experiencia en la conversión de residuos en energía, lidera esta iniciativa que podría revolucionar la forma en que se aborda el problema del sargazo en la región.