20240710_minsal_dengue_728x90
20240701_vacunacion_728x90
20240701_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
domfuturo_netview-728x90
20240604_dom_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
previous arrow
next arrow

Centroamérica abraza la era digital con un 50 % de transacciones sin contacto

La digitalización del dinero está experimentando un rápido avance en Centroamérica, marcando un cambio significativo en la forma en que las transacciones financieras se llevan a cabo en la región. Según estimaciones de VISA, aproximadamente el 50% de las transacciones en Centroamérica ya se realizan a través de pagos sin contacto, un fenómeno que redefine el uso del dinero, impulsa la inclusión financiera y mejora la experiencia del cliente.

A pesar de la arraigada preferencia cultural por el efectivo en América Latina, la digitalización del dinero ha ganado terreno de manera sólida y constante con la adopción de pagos digitales. Las proyecciones de VISA sugieren que el 50% restante de las transacciones representa un mercado aún amplio por conquistar, lo que destaca el alto potencial de crecimiento en la región.

El impulso hacia la digitalización se ve respaldado por una población joven en Centroamérica que utiliza teléfonos celulares con capacidades para realizar transacciones financieras. Estos jóvenes, familiarizados con experiencias digitales, están motivando la evolución hacia los pagos sin contacto, según Allen Cueli, vicepresidente de Productos para el Caribe y Centroamérica de VISA.

El comercio electrónico también desempeña un papel crucial en la expansión de las transacciones financieras sin efectivo. Durante el primer mes de la pandemia, 13 millones de personas realizaron su primera compra en línea, y desde entonces, el 57% de los tarjetahabientes realizan al menos una transacción semanal de comercio electrónico, según señala Cueli.

El informe “El estado de la inclusión financiera después de COVID-19 en América Latina y el Caribe”, de Mastercard y Americas Market Intelligence (AMI), destaca que el número de consumidores que utilizan exclusivamente efectivo ha disminuido drásticamente del 45% en 2020 al 21% en 2023. Esto equivale a la inclusión de más de 115 millones de personas en el sistema financiero.

Uno de los catalizadores clave de este crecimiento es la experiencia positiva de los consumidores con los pagos digitales. Una vez que los usuarios prueban las ventajas y la conveniencia de realizar pagos digitales, es poco probable que regresen al uso exclusivo de efectivo, según Juan Luis Bordes, VP y director general para PayPal Hispanoamérica.

En términos de avances, Guatemala y Costa Rica lideran la adopción de pagos sin contacto en Centroamérica, con más del 80% de las transacciones realizadas de esta manera, según Allen Cueli de VISA. La expansión de los pagos digitales se extiende más allá del ámbito de las transacciones cotidianas, con aplicaciones en movilidad urbana y remesas digitales.

El futuro de los pagos digitales en Centroamérica se presenta prometedor, impulsado por el potencial de crecimiento continuo y la rápida transición de los métodos de pago tradicionales a lo digital. Se espera que nuevas tecnologías, como la tokenización, la inteligencia artificial y las billeteras digitales, contribuyan a la evolución del ecosistema de pagos digitales en la región. La colaboración con fintechs y la expansión hacia las pymes y los gobiernos locales también son factores clave que impulsarán la adopción y la inclusión financiera en Centroamérica.