domfuturo_netview-728x90
20240604_dom_728x90
20240506_crecerjuntos_720x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
previous arrow
next arrow

Centroamérica: Avanzando en la integración económica y comercial

Centroamérica, pionera en materia de integración en América Latina y el Caribe, ha recorrido más de seis décadas de esfuerzos hacia la unión regional. Con una población conjunta de 50.7 millones de habitantes y un territorio de casi medio millón de kilómetros cuadrados, la región se destaca como un mercado con un potencial significativo.

En la última década, el territorio centroamericano ha demostrado ser uno de los más abiertos al comercio en comparación con otras regiones de ingresos similares. Mario Salazar, jefe de gabinete de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA), destaca los avances en el libre comercio de bienes y la movilidad de personas. Sin embargo, señala que aún hay aspectos pendientes, como la integración monetaria y la adopción de una moneda única, así como el fortalecimiento institucional.

Desde la perspectiva del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), una integración efectiva implica promover iniciativas regionales en sectores clave como infraestructura para el desarrollo, comercio, inversión y mercados financieros.

Centroamérica, con una economía que alcanza los US$283,085 millones y siendo la quinta economía más grande de América Latina y el Caribe, destaca en la exportación mundial de piñas y cardamomo. Además, se sitúa como el segundo mayor exportador de bananos y el tercer exportador de café.

A pesar de una balanza comercial todavía deficitaria, las ventas en conjunto han experimentado un crecimiento superior al 11% en la última década. En 2022, Estados Unidos fue el principal cliente (32%), seguido de las compras intrarregionales (29%) y la Unión Europea (14%).

Costa Rica se destacó como el mayor exportador de la región, con una participación del 33%, seguido de Guatemala con el 25%. Honduras, El Salvador, Nicaragua y Panamá también contribuyeron significativamente al comercio regional.

El proceso integrador en Centroamérica inició en 1960 con la firma del Tratado General de Integración Económica Centroamericana. El Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) fue creado en 1991 con el objetivo de institucionalizar la integración regional, buscando fortalecer el sistema financiero y robustecer la región como bloque para su inserción exitosa en la economía internacional.

A pesar de los avances, el SICA ha sido cuestionado en su eficiencia para promover la integración política y económica. La estabilidad y la normativa son desafíos pendientes, influenciados en parte por los cambios de gobierno y la inestabilidad política.

Aunque el proceso integrador demanda tiempo, los expertos señalan que Centroamérica ha logrado notables progresos y destaca como uno de los procesos de integración más antiguos y sofisticados del mundo junto con la Unión Europea. La reciente entrada en vigencia de la Unión Aduanera entre Guatemala y Honduras en 2017, seguida de la incorporación de El Salvador en 2018, es un ejemplo tangible de avances concretos en la región.