20240710_minsal_dengue_728x90
20240701_vacunacion_728x90
20240701_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
domfuturo_netview-728x90
20240604_dom_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
previous arrow
next arrow

China se propone impulsar producción en masa de robots humanoides para 2025 y convertirse en líder mundial para 2027

Redacción ||

El Ministerio de Industria y Tecnología de la Información (MIIT) de China ha publicado una directriz que establece la meta de impulsar la producción en masa de robots humanoides para 2025. La estrategia incluye la creación de numerosas empresas pequeñas y medianas especializadas en robots humanoides equipados con tecnologías de vanguardia. Se espera que para 2025, China tenga dos o tres empresas con influencia global en la industria de robots humanoides. Además, el país planea que los robots humanoides se conviertan en un importante motor de crecimiento económico para China para 2027.

La directriz establece que para 2027, la innovación tecnológica en el campo de los robots humanoides habrá mejorado significativamente y se habrá desarrollado un sistema de cadena de suministro industrial seguro y confiable. El objetivo es que China alcance el nivel de los países avanzados en el campo de la robótica.

Para lograr estos objetivos, China trabajará en la consolidación de la producción de componentes básicos y promoverá la innovación del software en el desarrollo de productos relacionados con robots humanoides. La estrategia también busca crear escenarios para la fabricación de estos robots.

China ve a los robots humanoides como una industria con un gran potencial que podría cambiar profundamente la producción y la forma en que las personas viven. Además, se espera que esta industria tenga un impacto significativo en el desarrollo industrial global.

La iniciativa refleja el deseo de China de acelerar el desarrollo de su industria robótica y promover la autosuficiencia tecnológica en un momento de competencia global, particularmente con Estados Unidos, en el campo de la robótica y la inteligencia artificial.