20240410_mh_renta_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

Desafíos y contribuciones: La economía informal genera más de 1.7 millones de empleos en El Salvador

La economía informal ejerce una influencia significativa en el panorama económico de El Salvador, aportando aproximadamente $5,000 millones al Producto Interno Bruto (PIB) del país, según datos del Sistema de Cuentas Nacionales (SCN) del Banco Central de Reserva (BCR).

Con más de 1.7 millones de empleos generados, el sector informal se destaca en áreas como comercio y agricultura, siendo estos los principales contribuyentes a la fuerza laboral.

Las estadísticas del BCR, publicadas el 22 de diciembre de 2023, revelan que la economía informal mostró un crecimiento constante, alcanzando $5,677 millones en 2019. Sin embargo, en 2020, debido a las restricciones implementadas por la pandemia, la cifra disminuyó a $4,540.5 millones, afectando principalmente a los trabajadores informales.

A pesar de este revés, con la rápida recuperación económica en 2021, el sector informal nuevamente superó los $5,000 millones en los últimos tres años, contribuyendo con un 18.2 % al PIB en 2020.

Las actividades informales representan el 81.8 % del PIB salvadoreño, con un 31.3 % proveniente de salarios, un 35.7 % de excedentes de explotación bruto, un 10.5 % de impuestos (menos subvenciones) y un 4.3 % de ingreso mixto formal.

A pesar de ser una fuente importante de empleo, la economía informal enfrenta desafíos, ya que los trabajadores carecen de garantías salariales mínimas, no contribuyen al ISSS ni ahorran para una pensión. Según la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM), el 65 % de las personas ocupadas no están afiliadas a ningún sistema de seguridad social.

El sector informal, que constituye el 60.7 % del empleo en la economía salvadoreña, abarca diversas industrias, siendo el comercio y la agricultura los mayores empleadores, con 439,100 y 420,046 puestos de trabajo, respectivamente. A pesar de su importancia, la falta de controles y beneficios sociales deja a los trabajadores informales en una posición desfavorable.