20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
domfuturo_netview-728x90
20240604_dom_728x90
20240506_crecerjuntos_720x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
previous arrow
next arrow

El Gobierno de Javier Milei enfrenta un paro de trabajadores de la salud por demandas salariales

La administración encabezada por Javier Milei se encuentra frente a un paro de 24 horas convocado por la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (Fatsa), quienes buscan mejoras salariales en medio de un contexto inflacionario elevado. Esta medida de fuerza afecta principalmente a clínicas, sanatorios y hospitales privados en Argentina.

Fatsa ha llamado a la huelga en busca de una “recomposición salarial” debido a la necesidad de ajustar los salarios ante la inflación del año 2023, que alcanzó el 211,4 %, y los altos índices de inflación de enero de este año, que ascendieron al 20,6 %, lo que ha deteriorado significativamente el poder adquisitivo de los salarios en el sector.

Los paros y movilizaciones han sido una constante desde la asunción de Javier Milei el pasado 10 de diciembre. Este paro en el sector de la salud se produce luego de la huelga de 24 horas de los conductores de trenes, también en busca de mejoras salariales, que dejó sin transporte a más de un millón de personas según el Gobierno.

El ministro del Interior, Guillermo Francos, ha señalado que la naturaleza de estos paros es evidente, atribuyéndolos a la difícil situación económica que atraviesa el país, heredada de la gestión anterior. Por su parte, el sindicato de la Sanidad reconoce la crisis de financiamiento del sector pero no está dispuesto a tolerar que las empresas se beneficien a expensas de los bajos salarios de los trabajadores.

A pesar del paro, se garantiza una cobertura mínima de guardias, priorizando las emergencias en clínicas, sanatorios, hospitales privados y otros establecimientos de salud afectados por la medida de fuerza.