20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20231001-MH-fact-electronica_728x90
20230816_dgs_728x90
20230812_lactancia_materna_01_728x90
20230812_lactancia_materna_02_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

El legado económico de Sebastián Piñera: de "tiburón" de la bolsa a líder en negocios diversificados

El fallecimiento del expresidente de Chile, Sebastián Piñera, en un trágico accidente de helicóptero ha puesto de relieve su significativo impacto no solo en la política, sino también en el ámbito financiero, donde se destacó como un empresario voraz y exitoso.

Con una fortuna estimada en más de $2,800 millones, Piñera era conocido en el mundo de las finanzas como un “tiburón” de la bolsa, capaz de acumular riquezas en diversos sectores económicos. Desde el mercado de valores hasta la aviación, la televisión y el fútbol, sus negocios han dejado una profunda huella en la sociedad y la economía chilena.

Tras licenciarse como ingeniero comercial y completar un postgrado en Economía en la Universidad de Harvard, Piñera comenzó su ascenso en el mundo de las finanzas con la fundación de la Constructora Toltén en la década de 1970. Desde entonces, su imperio se expandió rápidamente, aprovechando los contactos de su hermano, una figura influyente durante la dictadura de Augusto Pinochet.

En el sector bancario y de valores, Piñera se destacó como uno de los principales “Leones de Sanhattan”, el distrito financiero de Santiago de Chile. Fundó empresas como Bancard S.A. y fue un pionero en la representación de tarjetas de crédito internacionales en el país.

Sin embargo, su verdadero salto económico llegó con Citicorp-Chile, donde ocupó cargos directivos clave durante la década de 1980, período marcado por privatizaciones y cambios económicos significativos en Chile. Además, incursionó en sectores como la aviación, adquiriendo el control de LAN Chile, y la televisión, al comprar Chilevisión en 2005.

El mundo del fútbol también fue parte de sus inversiones, al dirigir la concesionaria Blanco y Negro, encargada de gestionar al club Colo Colo. Con una estrategia diversificada, Piñera consolidó su imperio económico, preparándose eventualmente para asumir la Presidencia de la República en 2010.

Aunque su legado político es innegable, su influencia en el ámbito financiero y empresarial seguirá siendo recordada como parte integral de la historia económica de Chile.