20240710_minsal_dengue_728x90
20240701_vacunacion_728x90
20240701_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
domfuturo_netview-728x90
20240604_dom_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
previous arrow
next arrow

El Salvador mantiene categoría de ingreso mediano alto, destaca Banco Mundial

El Banco Mundial ha clasificado a El Salvador como un país de “ingreso mediano alto” por segundo año consecutivo, resaltando una mejora en la posición económica del país que había mantenido por décadas. Esta clasificación indica que el Ingreso Nacional Bruto (INB) per cápita del país en 2023 superó los $4,216.

El INB, que mide el promedio de ingresos de los ciudadanos, es un indicador de la capacidad de un país para proporcionar bienestar a su población. Desde finales de los ochenta, El Salvador se había catalogado como una nación de “ingreso mediano bajo”, la segunda categoría más baja en la clasificación del organismo. No fue hasta 2022, durante la administración del presidente Nayib Bukele, que el Banco Mundial elevó este indicador por primera vez.

En la categoría de “ingreso mediano alto” también se encuentran otros países de la región como México, Brasil y Costa Rica. Según analistas de la firma de servicios financieros Exor Latinoamérica, este cambio refleja “una mejora en la economía del país y en la calidad de vida promedio de sus ciudadanos”, atribuible en gran medida a la implementación de políticas que han posibilitado varios cambios positivos.

El INB per cápita está influenciado por factores como la inflación, el crecimiento económico, el crecimiento demográfico y el comercio exterior. Variables como las remesas también son cruciales para esta medición. En 2022, El Salvador experimentó un aumento del 11.26 % en exportaciones, mientras que las remesas crecieron un 14.58 % en 2022 y un 4.63 % en 2023, lo que indica un mayor flujo de capitales desde el exterior.

Además, los ingresos del sector público incrementaron un 10.9 % en 2022 y un 6.8 % en 2023, lo que permitió un mayor gasto y generó más actividad económica. Los expertos de Exor también señalaron la importancia de los bajos índices de inflación en la economía salvadoreña. Aunque hubo un aumento en 2022, la inflación disminuyó significativamente en 2023.

“La inflación de El Salvador logró un amplio ritmo de reducción, cayendo más de 6 puntos porcentuales de manera sostenida durante 2023. Aunque la inflación tiene un efecto positivo en términos nominales del INB, el Banco Mundial ajusta sus valores mediante un método Atlas que considera la inflación y los tipos de cambio a nivel mundial. Al estar dolarizado y presentar una baja inflación, El Salvador sube en la escala de ingresos,” explicaron los analistas.

Por último, los expertos subrayaron que elementos como las pandillas, el crimen, los problemas de corrupción y mala gestión pública mantuvieron al país en un régimen de bajo crecimiento económico y desarrollo en administraciones anteriores, lo que dificultaba mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos y subir en el índice del Banco Mundial.

“Los conflictos internos y la falta de cohesión social dificultaron la implementación de políticas económicas sostenibles. La violencia relacionada con las pandillas y el crimen organizado continuó afectando negativamente el ambiente de negocios y la calidad de vida,” añadieron los especialistas.