20240506_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

La Banca Centroamericana muestra resiliencia en 2023 a pesar de desafíos económicos

Redacción ||

En 2023, los bancos en la región centroamericana han demostrado una notable resistencia frente a las tensiones económicas que surgieron después de la pandemia. A pesar de los desafíos específicos que enfrenta cada país en función de su economía, la banca en Centroamérica ha logrado mantener un nivel sólido de liquidez y ha registrado cifras positivas tanto en sus carteras de créditos como en sus depósitos.

El más reciente ranking bancario, con datos hasta junio de 2023, elaborado por la revista especializada El Economista, revela que los bancos en la región mantienen sólidas estadísticas. La alta inflación que afectó a la región en 2022, y que condujo al aumento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, no ha traducido en un deterioro de los activos y la rentabilidad de los bancos. Tampoco ha impactado negativamente en su nivel de liquidez, ya que han mantenido excedentes de fondos que han respaldado el financiamiento.

Rolando Martínez, director Senior de bancos de América Latina en Fitch Ratings, destaca que en general, 2023 ha sido un año positivo para la banca centroamericana, con altas rentabilidades, una cartera de créditos de calidad y métricas de solvencia estables. En la mayoría de los países de la región, los bancos han utilizado sus excedentes de liquidez para financiar el crédito, ya que este sigue siendo positivo, y los niveles de liquidez se mantienen sólidos en todos los países.

La agencia SCR Riesgo enfatiza que las entidades bancarias han fortalecido sus perfiles crediticios mediante una mayor asignación de reservas, sólidos niveles de capital y un refuerzo de la liquidez, junto con márgenes adecuados de intermediación.

En conjunto, los sistemas bancarios en la región han demostrado su resistencia a las tensiones económicas posteriores a la pandemia, según las agencias crediticias.

En cuanto a los créditos, la mayoría de los mercados experimentaron un aumento en su colocación, con Honduras liderando con un crecimiento del 20%, seguido de Nicaragua con un 19% y Guatemala con un 15%. El Salvador y Panamá registraron tasas de crecimiento más moderadas, un 7% y un 6% respectivamente. Costa Rica fue la única excepción, con una disminución del 11% en su cartera de crédito, atribuida a la apreciación del tipo de cambio.

En lo que respecta a los depósitos bancarios, a pesar de las altas tasas de inflación en 2022, no se han visto afectados en el primer semestre de 2023. En lugar de una contracción del ahorro, se ha observado una desaceleración en su crecimiento. Los depósitos han seguido un patrón similar al de los créditos, influenciados por la liquidez del mercado y las remesas, con una menor influencia de la inflación en la mayoría de los países. En Costa Rica, la apreciación del tipo de cambio ha impactado los saldos de los depósitos en dólares, causando una reducción del 3%.

En resumen, la banca en Centroamérica ha demostrado ser un pilar sólido en la economía de la región, manteniendo su estabilidad a pesar de las presiones económicas y financieras.