20240506_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

La evolución de Santa Claus: La influencia de Coca-Cola en el ícono navideño

En los últimos días, la atención se ha centrado en la transformación de la figura de Santa Claus a lo largo de los años, y la contribución significativa de una marca icónica en su definición actual. Aunque la imagen tradicional de un Santa robusto, barbudo y vestido de rojo se ha arraigado en la cultura popular, pocos saben que este personaje no siempre fue así.

El Santa Claus que todos conocemos hoy en día se consolidó en la década de 1930 gracias a los creativos de Coca-Cola. Antes de eso, en 1862, el artista Thomas Nast lo retrataba como un pequeño elfo en las páginas de Harper’s Weekly. No obstante, la imagen emblemática que ahora asociamos con la Navidad surgió cuando Coca-Cola encargó al ilustrador Haddon Sundblom la tarea de desarrollar imágenes publicitarias de Papá Noel en 1931.

El debut de Sundblom en los anuncios de Coca-Cola en el periódico The Saturday Evening Post presentó un Santa Claus realista y entrañable que rápidamente se convirtió en el prototipo del personaje. Sundblom continuó definiendo la imagen de Santa para la refresquera hasta 1964, y sus obras han sido exhibidas en lugares tan prestigiosos como el Louvre de París y el Museum of Science and Industry de Chicago.

El color rojo distintivo del traje de Santa Claus se ha asociado con la marca Coca-Cola, aunque algunos analistas sugieren que también podría tener raíces en los colores tradicionales usados por el obispo Nicolás de Bari, la figura histórica que inspiró el personaje navideño. Otros argumentan que Sundblom eligió el rojo por sus connotaciones psicológicas de seguridad, nostalgia y calidez.

Es crucial destacar que Coca-Cola no inventó a Santa Claus, pero sí desempeñó un papel crucial en su imagen característica. El origen de este personaje se remonta al obispo Nicolás de Bari en el Siglo IV, conocido por su generosidad y actos de caridad, como el legendario gesto de dejar caer monedas por la chimenea para ayudar a un padre necesitado y sus hijas.

Aunque la tradición de San Nicolás de Bari se remontaba al 5 de diciembre en la Edad Media, la influencia de otros personajes, como Father Christmas en la tradición inglesa y el tío de Nadal en la usanza española, contribuyeron a la creación de la figura que ahora une a niños de todo el mundo en la anticipación de la Navidad.