20240410_mh_renta_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

Latinoamérica apuesta por energías limpias: Biodiversidad y sol como claves del desarrollo sostenible

Redacción ||

Expertos, inversores y actores multilaterales se han reunido en Washington para analizar el potencial de crecimiento de la producción de energías limpias en los países latinoamericanos. La región posee una biodiversidad única, un abundante recurso solar y una creciente conciencia de la importancia de conservar los bosques, factores que la sitúan en una posición favorable para liderar la transición hacia una generación eléctrica descarbonizada de aquí a 2030, como se establece en el Acuerdo de París.

Uno de los aspectos destacados es la capacidad de América Latina para la generación de energía solar gracias a su alta exposición al sol. Además, la región cuenta con abundantes recursos naturales renovables que pueden aprovecharse para impulsar las energías renovables y, en última instancia, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Roberto Herrera, gerente regional de InterEnergy, una empresa dedicada a la energía solar, enfatizó la creciente inversión en energías limpias en la región. Uno de los campos más destacados es la movilidad eléctrica, que es esencial para reemplazar la flota vehicular basada en combustibles fósiles. Aunque la recopilación de datos precisos es un desafío, Herrera señala que el sector de las energías renovables está experimentando un crecimiento notable en todos los países de la región.

Los países latinoamericanos se han comprometido a cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, que busca reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030. Este compromiso ha servido como un incentivo para movilizar inversiones en el sector de energías limpias y contribuir a la mitigación de los impactos del cambio climático.

En resumen, América Latina se encuentra en una posición única para liderar la transición hacia un futuro sostenible y descarbonizado gracias a su biodiversidad, recursos naturales renovables y una creciente inversión en energías limpias. Este enfoque no solo promueve la protección del medio ambiente, sino que también ofrece oportunidades económicas y de desarrollo a la región en su conjunto.