20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20231001-MH-fact-electronica_728x90
20230816_dgs_728x90
20230812_lactancia_materna_01_728x90
20230812_lactancia_materna_02_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

Los bancos centrales deben "actuar" para bajar la inflación, insiste el FMI

AFP

Los bancos centrales deben “actuar con determinación para hacer que la inflación vuelva a su objetivo” tras haber tocado máximos, estimó este martes el Fondo Monetario Internacional (FMI) en un informe que insiste en que se vive un periodo de gran incertidumbre.

Para hacer frente a una inflación que se ha disparado a niveles de la década de 1980 y que podría “arraigarse”, los bancos centrales deben seguir aumentando las tasas, según el Informe de Estabilidad Financiera Global (GFSR), publicado el martes por el Fondo.

La directora general de la institución, Kristalina Georgieva, ya llamó el jueves a los bancos centrales a “mantener el rumbo”, insistiendo en el riesgo de que “no hagan lo suficiente” ante una inflación que sigue siendo “persistente”. 

Impulsada por una recuperación pospandemia particularmente fuerte y la desestabilización de las cadenas de suministro, la inflación aumentó aún más por las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania en los precios de los alimentos y la energía.

El Fondo Monetario Internacional, que celebra sus reuniones anuales en Washington esta semana, pide a los responsables de marcar las pautas una comunicación clara para “preservar la credibilidad y evitar la volatilidad injustificada del mercado”. 

Sin embargo reconoce dificultades cada vez más graves, tanto para las economías desarrolladas como para las emergentes. 

Los mercados financieros están bajo presión y los inversores se vuelven más reacios al riesgo frente a las incertidumbres económicas y políticas.

El endurecimiento monetario también ha provocado una caída en el precio de los activos financieros, lo que se suma a las previsiones negativas para la economía. Todo ello refuerza los temores de una próxima recesión. 

El fondo también se inquieta “por los sectores inmobiliarios vacilantes en muchos países” por la posibilidad de que “estas dificultades puedan extenderse a los sectores bancarios y la economía en general”.

Es el caso de China, cuyo sector inmobiliario experimenta una caída en las ventas de viviendas nuevas desde la pandemia, lo que genera problemas de liquidez para muchos promotores, ya muy endeudados.

Una quiebra de los promotores podría golpear duramente al sector bancario, estima el FMI. 

La institución también destaca las crecientes dificultades de acceso a los mercados financieros para los países emergentes o de bajos ingresos, con un aumento en el costo de los préstamos, debido a la inflación y la subida de los tipos de interés, lo que refuerza el dólar.