20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20231001-MH-fact-electronica_728x90
20230816_dgs_728x90
20230812_lactancia_materna_01_728x90
20230812_lactancia_materna_02_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

México designa nueva secretaria de Economía en medio de disputa con EEUU y Canadá

AFP

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció este viernes a la matemática Raquel Buenrostro como nueva secretaria de Economía, en medio de la disputa que el país mantiene con Estados Unidos y Canadá por su política energética.

Buenrostro, que hasta la fecha se desempeñaba como jefa de la agencia nacional de recaudación de impuestos SAT, reemplazará a Tatiana Clouthier, una cercana colaboradora de López Obrador desde la campaña electoral de 2018, quien anunció su renuncia el jueves.

“Ya tomé la decisión de nombrar a Raquel Buenrostro secretaria de Economía”, dijo el mandatario durante su habitual conferencia matinal.

“Es una servidora pública ejemplar, le tenemos toda la confianza”, agregó López Obrador, quien destacó el “muy buen trabajo” de Buenrostro al frente del SAT.

La nueva secretaria se desempeñó antes en la secretaría de Hacienda del actual gobierno.

Tiene fama de rigurosa y eficaz tanto en el control del gasto como en la recaudación, según analistas y periodistas.

Bajo su gestión en el SAT, grandes empresas como Walmart, IBM o FEMSA se pusieron al día en el pago de impuestos atrasados y aumentó la recaudación tributaria.

En su nuevo cargo, Buenrostro dirigirá la política industrial y comercial del país, pero su responsabilidad inmediata será afrontar el proceso de consultas con Estados Unidos y Canadá, en el marco del tratado comercial T-MEC, y defender la política energética nacionalista de López Obrador.

El mandatario izquierdista busca fortalecer el control estatal de la industria eléctrica y para ello implementó cambios legales que limitan la participación privada en el sector.

Estados Unidos y Canadá consideran que esa medidas van en detrimento de empresas estadounidenses y canadienses y violarían normas del T-MEC.

De no alcanzar acuerdos durante la fase de consultas entre los tres socios, se convocaría un panel de arbitraje.

López Obrador ha descartado que el diferendo pueda desembocar en una retirada de México del T-MEC, pero considera que los reclamos son injustificados.