20240710_minsal_dengue_728x90
20240701_vacunacion_728x90
20240701_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
domfuturo_netview-728x90
20240604_dom_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
previous arrow
next arrow

Nicaragua proyecta un crecimiento económico del 4 % en 2023 impulsado por remesas récord, informa el FMI

La economía nicaragüense está en camino de experimentar un crecimiento del 4% en 2023, según un informe de una misión técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI). Este pronóstico supera la previsión inicial del FMI, que estimaba un crecimiento del 3% para el presente año. Se espera que este impulso económico esté impulsado por la captación récord de remesas familiares, que representarán aproximadamente el 28% del PIB de Nicaragua a finales de 2023, el doble de su nivel de finales de 2021.

El informe destaca que este nivel récord de remesas, junto con exportaciones sostenidas, contribuirá al superávit de alrededor del 4% del PIB en la cuenta corriente para 2023. Además, se anticipa que la inflación se desacelerará y que la posición fiscal del Gobierno central presentará un pequeño superávit con amplios depósitos.

El FMI proyecta un crecimiento continuo del 3,5% para Nicaragua en 2024, respaldado principalmente por el consumo privado. Sin embargo, estas tasas de crecimiento se mantienen por debajo del promedio histórico debido a la recuperación de la inversión, limitado acceso a financiamiento oficial y una menor contribución del empleo al crecimiento debido a la emigración reciente.

A pesar de los avances económicos, el FMI advierte sobre posibles riesgos, incluyendo un deterioro en los términos de intercambio, una desaceleración global más pronunciada y la vulnerabilidad a desastres naturales debido a la alta exposición de Nicaragua a sectores sensibles a la crisis climática.

El informe respalda los planes de las autoridades nicaragüenses de seguir implementando políticas macroeconómicas prudentes y destaca la necesidad de mejorar el clima empresarial, la transparencia y el marco de gobernanza. Aunque la economía nicaragüense se contrajo en el período 2018-2020, ha demostrado resiliencia gracias a políticas económicas adecuadas y apoyo multilateral. En 2021, el PIB creció un 10,3%, seguido de un crecimiento del 3,8% en 2022, con tasas de inflación de 4,9% y 10,5%, respectivamente.