20240710_minsal_dengue_728x90
20240701_vacunacion_728x90
20240701_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
domfuturo_netview-728x90
20240604_dom_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
previous arrow
next arrow

Nuevo puesto fronterizo integrado en El Amatillo impulsará comercio regional

Esta semana marcará un hito importante en el proyecto de Integración Profunda liderado por los Gobiernos de El Salvador, Honduras y Guatemala. En la frontera El Amatillo, ubicada en Pasaquina, La Unión, se pondrá en marcha el Puesto Fronterizo Integrado (PFI) El Amatillo, una iniciativa destinada a facilitar el comercio en la región.

La Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA) confirmó que el próximo jueves comenzarán las operaciones en este puesto fronterizo, donde autoridades de El Salvador y Honduras trabajarán conjuntamente para atender todas las operaciones del comercio exterior.

Cerca de 17 instituciones gubernamentales de ambos países, así como siete asociaciones comerciales, han colaborado en este proyecto para lograr la integración de los puestos fronterizos. Esta iniciativa busca agilizar los procesos y promover un intercambio más fluido entre los países, marcando un paso significativo para el desarrollo económico y la cooperación regional.

El Gobierno de El Salvador ha contribuido a la materialización de este acuerdo al poner a disposición las instalaciones de la Aduana Terrestre El Amatillo, la cual ha sido modernizada con una inversión de más de $26 millones, financiados por el Gobierno de Estados Unidos. Estos fondos están orientados a la implementación de proyectos regionales que faciliten el comercio y fortalezcan las relaciones fronterizas.

La ministra de Economía de El Salvador, María Luisa Hayem, destacó que con la presencia de funcionarios de ambos países en el PFI El Amatillo, se espera lograr agilidad y facilitación en el paso de mercancías entre las fronteras. Este es un paso significativo para fortalecer la cooperación regional y fomentar un entorno propicio para el comercio en Centroamérica.