20240506_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

OIKO y ABANK se asocian para impulsar desarrollo de pymes y microempresarios en El Salvador

Redacción ||

La entidad financiera OIKO ha otorgado un financiamiento de $5 millones al banco salvadoreño ABANK, en un esfuerzo por catalizar el desarrollo económico y social de las pequeñas y medianas empresas (pymes) y los microempresarios del segmento D y E en el sector formal e informal en El Salvador.

Esta iniciativa solidifica la posición de ABANK como el banco con el crecimiento más destacado en términos de carteras y depósitos en el último año. Hasta julio de 2023, la empresa registra activos por $167 millones y desembolsos por más de $155 millones, beneficiando a más de 63,000 salvadoreños, microempresarios y empresarios de pymes.

En un comunicado oficial, ABANK resaltó su compromiso con la inclusión financiera, subrayando que sus productos y servicios han trabajado en bancarizar a miles de salvadoreños que previamente estaban excluidos del sistema financiero convencional. La institución afirmó que su labor tiene un impacto directo en el desarrollo económico y social del país, con más del 60% de los créditos otorgados a mujeres microempresarias.

Además, ABANK señaló que alrededor del 20% de sus nuevos clientes carece de experiencia crediticia, y más del 50% de sus préstamos se destinan a microempresarios del sector informal, de los cuales el 70% son mujeres.

Esta colaboración con OIKO, una institución financiera global con sede en Holanda, refuerza el compromiso de ABANK con la inclusión financiera en El Salvador. La alianza brinda la oportunidad a miles de salvadoreños de formalizar sus finanzas y expandir sus negocios, al tiempo que potencia el desarrollo sostenible en sectores que anteriormente tenían poco acceso a financiamiento.

La misión de OIKO es mejorar la calidad de vida de personas y comunidades en sectores vulnerables y con limitado acceso a financiamiento, a través de préstamos, inversiones y desarrollo de capacidades en áreas como inclusión financiera, agricultura y energía renovable. Con esta asociación estratégica, se refuerza el impulso hacia un futuro más próspero y equitativo para El Salvador.