20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20231001-MH-fact-electronica_728x90
20230816_dgs_728x90
20230812_lactancia_materna_01_728x90
20230812_lactancia_materna_02_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

Sequía desencadena medidas drásticas en el Canal de Panamá

La grave sequía, provocada por el fenómeno de El Niño y la prolongación de la temporada seca, ha llevado al Canal de Panamá a implementar medidas drásticas para abordar la situación sin precedentes que enfrenta en 2023. Estas medidas incluyen la reducción de tránsitos diarios hasta el próximo año, la disminución del calado de las embarcaciones y la tarifa variable por el uso de agua dulce, con impactos económicos proyectados para el año fiscal 2024.

Actualmente, el canal enfrenta un embotellamiento en la entrada, con hasta 160 naves en espera, principalmente graneleros, gaseros y quimiqueros, que carecen de un cruce programado. Según datos del canal, el tráfico habitual de carga, que oscila entre 500 y 510 millones de toneladas al año, se ha visto afectado por la situación climática.

El Canal de Panamá ha reducido gradualmente el número de tránsitos diarios a 31 buques en noviembre, con proyecciones que indican que en febrero próximo podrían cruzar solo 18 buques. El supervisor hidrólogo del canal, Nelson Guerra, indicó que están evaluando la situación y monitoreando las precipitaciones para tomar decisiones informadas.

En agosto pasado, el administrador del canal, Ricaurte Vásquez, advirtió que la sequía podría resultar en una pérdida de ingresos de alrededor de 200 millones de dólares en 2024 debido a la reducción de tránsitos diarios. En un intento de compensar la situación, en septiembre, el canal anunció una reducción del 50 % en la tarifa variable por el uso de agua dulce.

A pesar de estas medidas, algunas navieras han optado por explorar rutas alternas, a pesar de su mayor longitud y costo. Este escenario ha llevado al canal a explorar la posibilidad de crear un nuevo embalse de agua, una decisión que recae en manos del Ejecutivo.

La sequía ha afectado la cuenca hidrográfica del canal, donde la precipitación acumulada es un 25.6 % menos que la media de los últimos 73 años, según datos oficiales. El nivel del lago Gatún, la principal fuente del canal, ha disminuido a aproximadamente 81 pies PLD, frente a los 88 pies PLD en un “año normal”, situación atípica para diciembre en Panamá.

Expertos señalan que este año se clasifica como el tercer año más seco en los últimos 74 años, evidenciando un patrón de déficit hídrico que afecta al país desde hace dos décadas. La situación actual representa un desafío significativo para el Canal de Panamá, que desempeña un papel crucial en el comercio mundial.