20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
domfuturo_netview-728x90
20240604_dom_728x90
20240506_crecerjuntos_720x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
previous arrow
next arrow

Sin turistas, Machu Picchu en "caída libre" mientras disturbios sacuden Perú

AFP ||

Frente al yacimiento arqueológico de Ollantaytambo, el “Inca” lamenta ver vacía la puerta de entrada a Machu Picchu. Los violentos disturbios que sacuden Perú desde diciembre han ahuyentado a los turistas, dejando descolocadas a las comunidades que dependen de este popular destino.

“Mira, no hay nada, está vacío”, recalca el “Inca” Juan Pablo Huanacchini Mamani, de 48 años, quien trabaja con turistas ataviado con un traje de coloridas telas, sandalias y ornamentos dorados que resplandece con el sol. 

La economía del país andino se basa en buena parte en el turismo, importante fuente de empleo que atraía a unos 4,5 millones de visitantes antes de la pandemia.

Pero en cuestión de semanas la situación ha cambiado en Ollantaytambo, a unos 60 km de Cuzco, capital inca y turística del país, donde unos 4.000 visitantes llegaban diariamente durante la temporada alta para conocer Machu Picchu.

Desde el 7 de diciembre, Perú se ha visto sacudido por protestas que han dejado 48 muertos. Los manifestantes piden la renuncia de la presidenta Dina Boluarte, quien asumió el poder tras la destitución y detención del mandatario izquierdista Pedro Castillo ese 7 de diciembre por haber intentado disolver el Parlamento.

En medio de las protestas, ahora apenas unos cien acuden los fines de semana, los dos únicos días permitidos por los manifestantes, una concesión para que los habitantes puedan sobrevivir.  

“Vivimos del turismo (…) Ahora estamos en una escasez de gente. Cuando hay turismo todo nuestro pueblo trabaja mediante los hoteles, mediante los restaurantes, la agricultura se mueve”, narra el “Inca”.

Hoy, asegura, están en una “crisis tremenda”.

“Caída libre”

La crisis está costando al país 25 millones de soles diarios (unos 6,5 millones de dólares), con una caída del 83% en la ocupación hotelera, según cifras del Ministerio de Turismo. 

Abel Alberto Matto Leiva, director regional de turismo, explica que en Cuzco “75% de la población trabaja directa o indirectamente con el turismo, 900 guías de turismo, 5.000 porteadores” durante el Camino Inca a Machu Picchu. 

Es “una cadena”, subraya, que comprende “2.500 agencias de viajes”, comida, alojamiento, transporte.

Hasta el momento, la situación ha dejado unos 20.000 desempleados “y se siguen sumando”, con proyecciones de unos 120.000 para marzo, agrega.

Hoteles, restaurantes, tiendas… el panorama en la capital inca es casi desierto, pues muchos han optado por no abrir para recortar gastos. 

“Estamos en caída libre y no sabemos cuándo se va a detener”, considera Henry Yabar, vicepresidente de la cámara hotelera de Cuzco, que también ha cerrado su establecimiento, un hotel de tres estrellas con unas 15 habitaciones.

“Tenemos alrededor de 250 personas en Cuzco, cuando en buena temporada podemos tener 10.000”, explica.

Para Yabar, la crisis política ha asestado un golpe “fatal”: “Estamos hablando de 95% de cancelaciones” y de los 12.000 hoteles y hospedajes en Cuzco “entre 25 y 30% (los más pequeños) ya han quebrado”. 

Espera que el Estado lance un “salvavidas”, un plan de emergencia, una suspensión del pago de los préstamos contraídos durante la pandemia y aplazamientos fiscales. “Estamos esperanzados de una mejoría en julio” para “los que sobrevivan”. 

“Cerrar e irnos”

En los mercados de artesanía, la mayoría de los puestos están igualmente cerrados. “No he vendido un sol”, cuenta Filomena Quispe, de 67 años, 35 de ellos vendiendo artesanías, mientras teje en su pequeña tienda cerca de la Plaza de Armas de Cuzco. 

Rodeada de sombreros, la mujer vestida con una ruana andina multicolor espera a clientes que no llegan. “¿Qué nos queda a nosotros? Cerrar nuestro puesto e irnos”, lamenta, apenas sobreviviendo de sus pocos ahorros.

En plena crisis, unos 14.000 artesanos locales deberían ver drásticamente reducidas sus oportunidades, según las autoridades, que además dan cuenta de miles de comerciantes con pocos o ningún ingreso.

“No vendemos ni para comer” y tampoco se benefician de “ninguna ayuda en nada”. Se sienten “absolutamente olvidados”, cuenta Filomena, mientras lágrimas corren por su arrugado rostro.

Los pocos turistas que sí llegan hasta Ollantaytambo se consuelan con la irónica situación. 

A Sandeep Cliff, médico de Londres, la visita le ha parecido “fantástica, aunque vacía”. “No hay absolutamente nadie alrededor además de nosotros”, dice.

Buscando cumplir un “sueño de toda la vida” Cliff voló a Perú. Hace una semana le avisaron que Machu Picchu estaba “cerrado”.

“Sientes lástima por estos tipos, están tratando de vender sus souvenirs. No hay nadie disponible. Es una pena”, confiesa, como también es consciente del descontento popular en Perú. 

“Tenemos que respetar que estas personas están protestando por una razón (…) tal vez no es lo ideal para nosotros que haya estropeado nuestras vacaciones un poco, pero tienen una razón, y tenemos que respetar eso”.