20240506_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

UE considera a Latinoamérica como un “socio confiable”

Redacción ||

Representantes de la Unión Europea (UE) han declarado en un seminario en Río de Janeiro este día que necesita un socio confiable, como Latinoamérica, para superar los desafíos generados por la guerra en Ucrania y por un mundo que tiende a polarizar entre Estados Unidos y China.

Voceros de la UE señalaron que Latinoamérica, puede garantizarle a los países europeos el suministro de alimentos y energía, amenazado por la guerra en Ucrania, como también una asociación estratégica para rescatar la fuerza de los órganos multilaterales en un mundo cada vez más bipolar.

Demás participantes reforzaron el planteamiento anterior en la sesión de apertura de la vigésima edición de la Conferencia sobre Seguridad Internacional del Fuerte de Copacabana, que reúne anualmente en Río de Janeiro a autoridades y expertos de Europa y América Latina.

El secretario de Asuntos Políticos de la cancillería brasileña, Carlos Márcio Cozendey, afirmó que los actuales conflictos mundiales paralizaron el sistema multilateral y subrayó que “ni a Latinoamérica ni a Europa les interesa un nuevo sistema bipolar internacional”.

Por su parte, el ministro de Defensa de Uruguay, Javier García, dijo que la guerra “desnudó la preocupante debilidad de la multilateralidad”, patente en la parálisis del Consejo de Seguridad de la ONU, y limitó la capacidad de reacción de la comunidad internacional. “Tenemos que buscar instituciones fuertes y hacer que la multilateralidad vuelva a ser el ámbito de la solución de los conflictos. Estamos convencidos de que con Europa, con la que compartimos valores, podemos buscar un mundo de paz”, afirmó.

Para el embajador de la UE en Brasil, Ignacio Ybáñez, la cumbre de julio en Bruselas le dará la oportunidad a Europa y América Latina de acercarse y defender el multilateralismo en momentos en que se multiplican los conflictos.