20240410_mh_renta_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

Ventas navideñas en Estados Unidos: Aumento del 3.1 % muestra resistencia del gasto a pesar de desafíos económicos

A pesar de los desafíos económicos, incluidos los precios más altos y otras preocupaciones financieras, las ventas navideñas en Estados Unidos experimentaron un aumento del 3.1% desde principios de noviembre hasta Nochebuena, según el último informe de Mastercard SpendingPulse. Aunque este incremento representa un ritmo más lento en comparación con el 7.6% del año anterior, refleja una resistencia continua del gasto del consumidor durante la temporada de compras.

Michelle Meyer, principal economista del Instituto de Economía de Mastercard, señaló que “esta temporada navideña, el consumidor se ha mostrado activo y ha gastado de forma deliberada”. El contexto económico favorable, con una creación saludable de empleo y una relajación de las presiones inflacionistas, ha permitido a los consumidores buscar bienes y experiencias que valoran.

Aunque el crecimiento de las ventas fue ligeramente inferior al pronóstico del 3.7% realizado en septiembre por Mastercard SpendingPulse, los datos revelan un patrón de gasto resiliente. El informe excluye el sector automotriz y no ajusta las cifras a la inflación.

En cuanto a las categorías de productos, las ventas de ropa aumentaron un 2.4%, mientras que las de joyería y electrónica experimentaron descensos del 2% y 0.4%, respectivamente. Las ventas en línea registraron un aumento del 6.3% en comparación con el año anterior, destacando la continua preferencia por las compras virtuales. Además, el gasto en persona mostró un modesto incremento del 2.2%.

El gasto del consumidor representa aproximadamente el 70% de la actividad económica en Estados Unidos, y estos datos de ventas navideñas son cruciales para evaluar la salud financiera de los estadounidenses. A pesar de los retos, la temporada de compras ha dejado claro que los consumidores siguen participando activamente en la economía, respaldados por un entorno laboral saludable y una menor presión inflacionaria.