20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
domfuturo_netview-728x90
20240604_dom_728x90
20240506_crecerjuntos_720x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
previous arrow
next arrow

Yellen en el G20: descarta una recesión en EE.UU. y se pronuncia sobre Israel y Ucrania

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, expresó este martes durante una rueda de prensa en São Paulo, previa a su participación en la reunión del G20, que la economía estadounidense no se encamina hacia una recesión y enfatizó que las perspectivas para el año son positivas. Destacó la disminución de la inflación y el índice de desempleo en torno al 4%.

Yellen resaltó la resiliencia económica del país, señalando que el crecimiento de EE.UU. en 2023 fue del 3.1%, superando las expectativas iniciales. En cuanto a la inflación, indicó que está disminuyendo y confía en que esta tendencia se mantenga en 2024, trabajando para alcanzar las metas establecidas.

A pesar de la incertidumbre, Yellen afirmó que el Gobierno de Joe Biden no espera una recesión, aunque admitió que muchos pronósticos apuntaban en esa dirección debido a la inflación, pero los precios han bajado sin afectar significativamente la actividad económica.

Además, Yellen abordó la situación económica en Israel y Cisjordania, destacando que Israel ha reanudado las transferencias de impuestos a la Autoridad Nacional Palestina (ANP), tras retenerlos desde el inicio del conflicto con Gaza. Expresó su preocupación por las acciones de Israel, que considera perjudiciales para la economía de Cisjordania, y ha escrito al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, para discutir medidas que reduzcan su impacto.

En relación con Ucrania, Yellen instó a los aliados a explorar formas legales para descongelar los activos rusos bloqueados y financiar a Ucrania. Propuso usar estos activos para respaldar los esfuerzos de resistencia y la reconstrucción del país. Resaltó que la coalición ha movilizado 285 mil millones de dólares en activos soberanos rusos y abogó por mantenerlos congelados hasta que Rusia responda por el daño causado.