20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20231001-MH-fact-electronica_728x90
20230816_dgs_728x90
20230812_lactancia_materna_01_728x90
20230812_lactancia_materna_02_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

Alemania promete apoyo financiero a Brasil para preservar medio ambiente

AFP ||

Alemania prometió ayuda financiera para preservar el medioambiente en Brasil durante la visita del canciller Olaf Scholz para reunirse con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien afirmó ante el líder europeo que su país no enviará municiones a Ucrania para la guerra contra la invasión rusa.

El país europeo pretende destinar a Brasil un total de 200 millones de euros (USD 217 millones) en “medidas de cooperación”, incluidos 38 millones de dólares para el Fondo Amazonía, que serán destinados a proyectos de preservación ambiental en la selva tropical congelados desde 2019.

“Es una gran suma” y “continuaremos (cooperando) en ese sentido”, dijo Scholz en una conferencia de prensa tras el encuentro con Lula en el Palacio de Planalto, según la traducción oficial al portugués.

Alemania había interrumpido, junto con Noruega, su aporte al Fondo Amazonía debido a la falta de compromiso del expresidente ultraderechista brasileño Jair Bolsonaro con la protección de la floresta.

Además de restablecer ese fondo, la ayuda contempla USD 33,6 millones destinados a estados amazónicos brasileños para “proyectos de protección y uso sustentable de florestas”, así como un préstamo de 80 millones de euros (USD 87 millones) con tasas bajas para que los agricultores reforesten sus tierras. 

También se anunció un fondo “garante de eficiencia energética” para pequeñas y medianas empresas (USD 32 millones), dos proyectos de “cadenas de abastecimiento sustentable” (USD 9,7 millones) y un proyecto de “consultoría para el fomento de energías renovables en la industria y transportes” (USD 5,7 millones).

“Brasil es el pulmón del mundo. Si tiene problemas, todos tenemos que ayudar”, dijo la ministra de Cooperación, Svenja Schulze, tras reunirse en Brasilia con la titular brasileña de Medio Ambiente, Marina Silva.

Silva dijo que los recursos podrán utilizarse en acciones “urgentes” de asistencia a comunidades indígenas, como en la emergencia del pueblo Yanomami, que enfrenta un aumento de casos de desnutrición y enfermedades causadas por el avance de la minería ilegal.

Guerra en Ucrania

La de Scholz es la primera visita oficial de un jefe de gobierno alemán a Brasil desde 2015, y del primer líder de las potencias occidentales en reunirse con Lula desde que éste asumió el poder el 1 de enero.

Lula dijo ante Scholz que Brasil “no tiene interés en enviar municiones” a Ucrania para combatir la invasión rusa, de la que el 24 de febrero de cumple un año. 

El mandatario brasileño se dijo “preocupado” por el conflicto europeo pero resaltó que su país no quiere tener participación ni siquiera indirecta en la guerra, en momentos en que las naciones occidentales acordaron enviar modernos tanques en apoyo a Kiev. “Brasil es un país de paz”.

“Mi sugerencia es que creemos un grupo de países que se siente en la mesa con Ucrania y Rusia para intentar llegar a la paz”, afirmó. 

Lula afirmó que además de Scholz conversó con su par francés Emmanuel Macron de esa propuesta, que llamó “club para construir la paz”.

También lo discutirá con el presidente estadounidense Joe Biden y el líder chino Xi Jinping, a quienes tiene previsto visitar en febrero y marzo, respectivamente.

Lula causó revuelo el año pasado cuando afirmó que el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, era “tan responsable como [el presidente ruso, Vladimir] Putin” en ese conflicto. 

Ahora, considera que Rusia “cometió el error clásico de invadir el territorio de otro país” pero mantuvo su posición señalando que “si uno no quiere dos (personas) no se pelean”. 

Acuerdo Mercosur-UE

Además, Lula y Scholz, líderes de las mayores economías en Latinoamérica y Europa respectivamente, también abordaron el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, sellado en 2019 tras dos décadas de negociaciones, pero sin aprobación parlamentaria y con fuertes críticas de ambos lados.

“Quiero decirle al canciller Scholz que cerraremos ese acuerdo, si todo sale bien, quien sabe, para fines de este semestre”, afirmó el mandatario brasileño, quien dijo que Brasil espera introducir cambios, aunque prometió “apertura” en las negociaciones. 

Lula citó como ejemplo el acceso al mercado de compras públicas, algo muy “preciado” para Brasil. “En un país en desarrollo, como Brasil, las compras gubernamentales son una forma de hacer crecer las pequeñas y medianas empresas”, afirmó.

Scholz llegó a Brasil después de visitar y reunirse con los mandatarios de Argentina, Alberto Fernández, y de Chile, Gabriel Boric, con el objetivo de ampliar el comercio bilateral, el flujo de inversiones y el financiamiento de proyectos en los países sudamericanos. 

En Buenos Aires, Scholz dijo que el objetivo de Berlín es “llegar a una conclusión rápida” del acuerdo Mercosur-UE.