20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
domfuturo_netview-728x90
20240604_dom_728x90
20240506_crecerjuntos_720x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
previous arrow
next arrow

Chile y la UE modernizan su acuerdo de asociación política y comercial

AFP ||

Chile y la Unión Europea (UE) anunciaron este viernes la adopción de un Acuerdo Marco Avanzado que amplía el pacto comercial sellado hace dos décadas con capítulos políticos, sobre defensa del medioambiente y de equidad de género.

Con este nuevo instrumento “llevamos nuestra relación con Chile, que ya es estrecha, a un nivel superior”, dijo en Bruselas el vicepresidente de la Comisión Europea (brazo ejecutivo de la UE) y comisario europeo de Comercio, Valdis Dombrovskis.

Para la ministra chilena de Relaciones Exteriores, Antonia Urrejola, el acuerdo “comprende una serie de áreas que no se encontraban incorporadas o eran consideradas de manera más general” en el entendimiento original.

Para el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, el Acuerdo Marco tiene para el bloque europeo “una importancia política que va más allá del comercio”.

El acuerdo actualizaco “contiene cláusulas muy claras acerca de los principios democráticos, los derechos humanos y la participación de la sociedad civil”, dijo Borrell.

“Ambas partes están de acuerdo en que la ruptura de estos elementos significaría que la otra parte podría suspender inmediatamente la aplicación del acuerdo”, agregó.

“Esta clase de garantías democráticas, que hoy pueden parecer innecesarias con Chile, en otro momento fueron muy importantes”, insistió.

El Acuerdo de Libre Comercio había sido alcanzado entre Chile y la UE en 2002 e implementado en 2003.

Ratificación dividida

La modernización del acuerdo entre la UE (integrada por 27 países) y Chile comprende dos “instrumentos legales paralelos”.

De un lado el Acuerdo Marco Avanzado en sí, concentrado en la cooperación, inversiones y asuntos políticos, que debe ser ratificado por todos los Estados parte.

De otro lado, un Acuerdo Interino de Libre Comercio (iFTA), que se limita a temas que son atribución exclusiva de las instituciones de la UE y que deberá ser ratificado solamente por esas instancias comunitarias (la Comisión, el Consejo y el Parlamento).

La presidenta de la Comisión Chile-UE del Parlamento Europeo, Inmaculada Rodríguez, y el titular de la Delegación en la Asamblea parlamentaria Euro-Latinoamericana, Javi López, saludaron la conclusión de negociaciones entre las partes.

“Chile es un socio clave y confiable, y las relaciones bilaterales son excelentes, ya que se basan en valores y principios compartidos. Confiamos en que el Acuerdo Marco Avanzado UE-Chile, una vez ratificado por ambas partes, impulse esta relación”, apuntaron en una nota conjunta.

Los dos dirigentes añadieron que la conclusión de las negociaciones “sobre un nuevo Acuerdo Marco Avanzado UE-Chile representa un logro muy importante para la política de la UE hacia América Latina”.

En tanto, la entidad que representa toda la cadena productiva avícola en Francia, ANVOL, formuló un llamado al gobierno de ese país “a no firmar el acuerdo comercial europeo con Chile”.

“Hay mucho en juego, ya que se trata de contrarrestar las importaciones no sujetas a las regulaciones europeas y alejadas de las buenas prácticas de los criadores franceses”, apuntó la entidad.