20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20231001-MH-fact-electronica_728x90
20230816_dgs_728x90
20230812_lactancia_materna_01_728x90
20230812_lactancia_materna_02_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

La ONU urge al sector marítimo a acelerar su transición energética

AFP, Agnès Pedrero ||

Jubilar los buques más contaminantes, adaptar los puertos a los carburantes alternativos, descarbonizar… la ONU animó este martes al sector del transporte marítimo a acelerar su transición energética, en lugar de multiplicar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Tal como recuerda en su informe anual sobre transporte marítimo la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), los buques transportan más del 80% de los bienes comercializados a nivel mundial.

Las emisiones totales de carbono de la flota marítima mundial aumentaron un 4,7 % entre 2020 y 2021, una cifra que “va en la mala dirección”, advirtió la secretaria general de la UNCTAD, la costarricense Rebeca Grynspan, en la presentación del informe.

También preocupa el envejecimiento de los buques, con una edad media actual de casi 22 años, y es que estos “contaminan más a medida que envejecen”, destacó Grynspan.

Por ello, la UNCTAD llama al sector a invertir más en las mejoras técnicas y operativas, para reducir su huella carbono.

Entre las pistas sugeridas están “la transición a combustibles alternativos, de bajo o nulo contenido en carbono, la optimización de las operaciones, el suministro de electricidad en tierra en los puertos y el equipamiento de los buques con tecnología de alta eficiencia energética”, enumera la UNCTAD.

Las inversiones en buques nuevos capaces de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero podrían verse dificultadas sin embargo por “el aumento de los costes de los préstamos, el empeoramiento de las perspectivas económicas y la incertidumbre normativa”, alerta esta agencia de la ONU.

El informe llama así a aplicar un marco reglamentario global que sea previsible, para invertir mejor en la descarbonización del transporte marítimo.

Igualmente, la UNCTAD propugna que en el futuro los puertos sean capaces de responder a las demandas de buques menos contaminantes, que necesitarán de energías limpias y servicios de mantenimiento adaptados.

Fletes al alza

El comercio marítimo internacional se expandió de manera significativa en 2021, con un crecimiento estimado en 3,2 %, después de la caída del 3,8 % observada en 2020, según el informe.

“En 2022, esa recuperación se agotó”, destacó Shamika N. Sirimanne, directora de la división de tecnología y logística de la UNCTAD.

Según ella, las razones son la ralentización económica mundial, las últimas olas de covid-19, que provocaron cierres de fábricas en China, y las tensiones geopolíticas mundiales.

El crecimiento del comercio marítimo internacional se espera moderado este año, en torno a un 1,4 %.

Y en el período 2023-2027, el comercio marítimo mundial se desarrollará a un ritmo anual del 2,1 %, claramente por debajo de la media de las tres décadas anteriores (+3,3 %).

“En los dos últimos años, el sector marítimo sufrió grandes perturbaciones. El covid-19, la guerra de Ucrania, el cambio climático y la geopolítica causaron cierres de puertos y de rutas marítimas, e hicieron subir los precios”, destacó Rebeca Grynspan.

En cuanto a las tarifas de los fletes, indicó Sirimanne, se espera que se mantengan superiores a la media de antes de la pandemia, y que haya una mayor volatilidad a causa del coste de la descarbonización y de la consolidación del sector.

Ante esta fuerte consolidación -horizontal por medios de fusiones y adquisiciones y vertical por las inversiones en terminales y otros servicios logísticos- la UNCTAD llama a salvaguardar la competencia, para así frenar el aumento de las tarifas y de los precios para los consumidores, “especialmente para los más vulnerables”, tal como destacó Shamika N. Sirimanne.

En los cinco últimos años, los cuatro mayores transportistas aumentaron su parte de mercado y controlan ahora más de la mitad de la capacidad mundial, destaca el informe.

La UNCTAD también está preocupada con la excesiva capacidad de los buques, y teme que los pequeños puertos, en particular los de los estados pobres e insulares, no puedan albergarlos.