20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20231001-MH-fact-electronica_728x90
20230816_dgs_728x90
20230812_lactancia_materna_01_728x90
20230812_lactancia_materna_02_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CEL
CEL
CEL
CEL
CEL
previous arrow
next arrow

Petrolera estatal de Ecuador reporta pérdidas por daño eléctrico en bloque amazónico

AFP ||

La petrolera estatal de Ecuador, Petroecuador, informó este sábado que un daño eléctrico en uno de sus principales bloques afecta su producción diaria de crudo.

La firma “esta madrugada sufrió un evento eléctrico que apagó la generación del campo ITT (Ishpingo, Tambococha y Tiputini)”, ubicado en el parque amazónico Yasuní considerado reserva de la biósfera, señaló en un comunicado.

Sin precisar la cantidad de crudo que dejará de producir, Petroecuador agregó que “a pesar de que se ha logrado mitigar la pérdida de producción total del campo, su promedio seguirá afectado durante la próxima semana” debido a que el daño es “significativo”.

El campo ITT, localizado en la provincia de Orellana (este, limítrofe con Perú), produce alrededor de 55.000 barriles diarios de crudo, según la empresa estatal.

Petroecuador señaló que el daño “está bajo investigación” y recordó que su equipo de trabajo enfrenta dificultades logísticas desde hace tres días debido a un bloqueo de vías por parte de la comunidad indígena Boca del Tiputini.

De su lado, la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae) señaló en Twitter que hay “incumplimientos de los acuerdos” alcanzados con la empresa en 2014 y difundió imágenes de indígenas reunidos sobre un camino de tierra.

Según Petroecuador, “los pedidos de la comunidad han sido tratados en diálogos entre la dirigencia (indígena) y los equipos técnicos” de la firma.

Ecuador produce alrededor de 500.000 barriles por día (bd), de los cuales exporta un 64 %.

El bloque ITT fue parte de una fracasada iniciativa ambiental del expresidente Rafael Correa (2007-2017) que pretendía mantener el crudo bajo tierra a cambio de una compensación internacional de 3.600 millones de dólares.